El Bacará A Través de los Siglos – Historia del Juego de Cartas Más Antiguo

¿Por qué el bacará es tan popular? Algunos podrían decir que se debe a sus cualidades más obvias, como que es fácil de jugar, beneficia a los jugadores con una baja ventaja de la casa, o porque James Bond lo volvió popular en sus películas. Pero la verdad es que hace falta mucho más que una simple jugabilidad para poder resistir al paso del tiempo, desde los campamentos de los soldados en el siglo 15, pasando por los glamorosos casinos de Las Vegas, hasta llegar a las plataformas online y a los bonitos casinos con crupieres en vivo. Descubramos a continuación los orígenes del bacará.

Primeros Orígenes – Juegos Chinos y Rituales de la Antigua Roma

A pesar de ser uno de los juegos de cartas más populares y antiguos del mundo, el origen del bacará sigue sin estar claro. El primer registro escrito del juego data del siglo XIX, por lo que todos los otros relatos sobre él antes de esa fecha son solo rumores. Sin embargo, los posibles escenarios de cómo surgió el juego son bastante interesantes. Según uno de ellos, el bacará pudo haber derivado en parte de algunos juegos que no utilizan cartas, como el juego chino Pai Gow, que se jugaba con fichas en lugar de cartas. Esta teoría se basa principalmente en una cierta correlación entre el significado de Pai Gow (nueve) y la mejor puntuación que se obtiene en el bacará, que es 9 también. Sin embargo, no existe evidencia histórica que avale esta teoría.

chinos jugando cartas

«Señoritas provenientes de una familia china» – Dibujado por Thomas Allom, grabado por A. Willmore

Otra presunción, nuevamente basada en el número nueve, fija los orígenes del bacará en la Antigua Roma, específicamente en un ritual en el que las vírgenes en ofrenda a la Diosa Vesta arrojaban un dado para determinar el valor o la cantidad de su fe. Quien consiguiera un 8 o 9 podría convertirse en una alta sacerdotisa, 6 o 7 significaba que la virgen vestal tendría que ser excluida, mientras que cualquier otro número les costaba la vida, ya que tenían que caminar hacia el mar y ahogarse. Incluso si fuera verdad de que el número 9 se comenzó a usar en el bacará por alguno de estos juegos o rituales, todavía no resuelven la duda de por qué el bacará se juega con cartas y no con dados. Así que mejor avancemos a finales del siglo XIII cuando Marco Polo regresó a Italia de sus expediciones.

Inicios Humildes en Italia

El «juego de cartas en las mesas» fue mencionado por primera vez en un manuscrito francés que data de la década de 1330. Antes de la invención de la imprenta, los juegos de cartas no eran una actividad popular, debido principalmente a la escasez de cartas. Tenían que ser pintadas a mano o impresas en bloques impresos de madera usando la técnica del tallado como sello; esta técnica también era popular en el juego chino de Pai Gow que Marco Polo introdujo en Italia a fines de los años 1290. Con la invención de la imprenta, los naipes se extendieron a medida que se imprimían en paquetes de 78 unidades. Conocidos como los Libros de Imágenes del Diablo, en ese momento jugar a las cartas se volvió más popular. Fue así como proliferaron nuevos juegos de cartas y se modificaron los juegos antiguos, siendo Bacará uno de ellos.

Aunque a menudo se considera que el Bacará se originó en Francia, la evidencia histórica apunta a que Italia es el lugar de nacimiento del juego. Tarrochi fue un juego de cartas que se jugó en Italia en el siglo XIII y, aunque no hay una correlación probada entre ese juego y el Baccarat, el Tarrochi podría muy bien ser el antecesor de todos los juegos de cartas. Félix Falguiere era un italiano famoso por ser quien inventó la forma moderna del bacará usando cartas del Tarot. Otro juego popular en Italia en ese momento, el Macao, se solía jugar a un total de nueve, a menudo se conoce como el Baccarat italiano y podría ser el juego del cual se derivó el bacará moderno.

Le Her es otro juego que podría ser el origen más antiguo del bacará, ya que ambos son juegos de números fijos que buscan obtener la puntuación que más se acerque por debajo al límite. Le Her era un juego de cartas para dos jugadores, donde cada uno de ellos solo tenía una carta. Las cartas tenían valores del 1 a 13, siendo el Rey la de valor más alto y la que arrojaba un ganador instantáneo. Cada jugador podía intercambiar su carta si en busca del Rey, que es similar al dibujo de la tarjeta adicional en bacará.

En el siglo XIX, otro juego fue señalado como el posible antecesor de bacará cuando las Reglas oficiales de cartas de Hoyle lo vincularon a los juegos Vingt-et-un, el nombre en francés que significa 21 y sí, el principal responsable de que el blackjack exista hoy. El juego descrito en este libro es en realidad Baccarat en Banque. En la edición de 1911 de los libros de Hoyle con las reglas oficiales de los juegos de cartas hasta la fecha, hay una clara distinción entre Baccarat en Banque y el Chemin de Fer, ambas versiones del bacará, pero se consideran juegos diferentes.

Bacará en Francia– Un Noble, Pero Ilegal, Pasatiempo

El bacará es ampliamente considerado como un juego francés, así que echemos un vistazo a cómo evolucionó la situación del bacará durante el tiempo de La République. Según cuentan las historias, los soldados que regresaron de las guerras italianas durante la década de 1490 introdujeron el bacará en Francia. Supuestamente, el juego rápidamente se hizo popular entre la nobleza francesa. Dos versiones del bacará fueron las más jugadas: el Baccarat en Banque (Baccarat Deux Tableux) y el Chemin de Fer sin apuestas a la Bancase jugaron durante la era napoleónica. Tal fue el interés que acumuló que, incluso después de que Louis Phillip declarara ilegal a los casinos en 1837, el bacará se continuó jugando en casas de juego clandestinas fuera de la ley, manteniendo así su popularidad en Europa.

Si consideramos la frase «Chemin de Fer» significa «vía férrea» o «ferrocarril», podríamos adivinar que esta versión se hizo popular después de 1832, cuando se inauguró el primer ferrocarril en Francia. Sin embargo, no hay documentos de la época que realmente lo demuestren (el nombre podría haberse agregado más adelante, nadie lo sabe a ciencia cierta), por lo que solo debemos asumir que el Baccarat en Banque es la versión más antigua. La primera mención sobre el bacará fue en 1847 cuando Charles Van-Tenac realizó un análisis matemático del juego de 13 páginas, el primero en ser impreso, en su Album des jeux.

salas de bacará – viejos tiempo

A Través del Atlántico y Sobre el Pacífico – El Bacará Llegó a América

Si investigas el origen del bacará en los Estados Unidos, encontrarás artículos y documentos que apuntan a 1911 como el año en el que el primer juego de bacará se jugó en un establecimiento de apuestas estadounidense. Esta declaración está respaldada por John Scarne, Steve Forte y otros autores y expertos en los juegos de cartas que han realizado investigaciones sobre el baccarat. Sin embargo, estas declaraciones y suposiciones son rechazadas por algunas publicaciones en periódicos de la época. El primer registro impreso que se tiene del bacará en los Estados Unidos data de 1871.

Un artículo en el New York Times describió la Casa Club en Long Branch, donde los visitantes se reunían en torno a «la mesa de ruleta, el juego del faro, y la mesa de bacará». Otro artículo, nuevamente en el New York Times, pero esta vez de 1899, relató el arresto de 30 franceses que jugaban al bacará, lo que significa que el juego se jugaba en Estados Unidos décadas antes de lo que se pensaba originalmente. A pesar de estas menciones, se considera que el bacará hizo su debut en Estados Unidos a principios del siglo XX. John Scarne describe como el Chemin de Fer que se comenzó a jugar en 1911 en Nueva York, agregando que no fue tan popular como los otros juegos de cartas como el blackjack y el Craps que jugaron los militares estadounidenses durante la Primera Guerra Mundial.

Primeros Reportes del Bacará en Estados Unidos

Aunque las primeras referencias en el New York Times describen al Baccarat en Banque y no al Chemin de Fer, sigue siendo un hecho interesante saber que el bacará se jugó en los Estados Unidos décadas antes de lo que originalmente se pensaba. Sin embargo, el bacará estuvo completamente ausente del Proyecto de Ley de la Asamblea que legalizó el juego en 1931. Cuando Sands abrió una mesa del juego en 1958, la versión que se jugó fue el Chemin de Fer (también conocida como Chemmy).

Fue un juego sin banca en el que el casino recaudó solo un porcentaje de las apuestas ganadoras, que es probablemente a lo que se refería Mark Twain cuando dijo que se habría quedado en la mesa si hubiera podido pedir prestadas las ganancias del croupier. El bacará no fue un juego de casino importante sino hasta 1959, cuando Tommy Renzoni trajo una nueva versión llamada Punto y Banca a Las Vegas. Originalmente desarrollada en el casino de Mar del Plata en Argentina a principios de la década de 1950, esta versión es la que más se juega en la mayoría de los casinos de los EE. UU., España, Reino Unido y Australia.

Bacará en Nevada – El Primer Juego en Las Vegas Strip

El 20 de noviembre de 1959, Las Vegas Sands hizo historia en la industria de los casinos al abrir su primera mesa de Punto y Banca. Quienes vivieron esa noche la recuerdan llena de glamour, pero con un final difícil, ya que el casino perdió un cuarto de millón de dólares. Afortunadamente, los propietarios no se desanimaron por ese inestable comienzo y decidieron mantener el juego el tiempo suficiente para obtener un beneficio sostenible. En las décadas siguientes, el bacará conservó un aire de exclusividad, ya que en los años 70, solo había 15 mesas en toda el Strip de Las Vegas, la mayoría de las cuales estaban abiertas a tiempo parcial, por lo que la única manera de obtener un asiento era ser rico o famosos, o preferiblemente los dos.

La Popularidad del Juego en la Actualidad

Los primeros juegos de bacará jugados en el Strip de Las Vegas en la década de 1960 no fueron exactamente la versión de Punto y Banca que Renzoni había traído de Sudamérica. La versión inicial del bacará ofreció la función de apuestas laterales en manos naturales y en apuestas que no involucraran un empate. En lugar de fichas, los casinos aceptaban apuestas en efectivo y, por conveniencia, los crupieres aplicaban una sustancia parecida al jabón en los billetes para lograr mantenerlos sobre la mesa. Sin embargo, los billetes de cera no fueron aceptados en algunos bancos y tiendas, por lo que a principios de los años 70 la mayoría de las mesas de bacará comenzaron a operar con fichas. Pero esa no fue la única diferencia que existió entre el juego de hoy y el ambiente en general.

Parte del atractivo del juego se debió a los elementos glamorosos: había señoritas encantadoras que realmente jugaban con apuestas mínimas, sacando las cartas de sus zapatos mientras acaparaban todo el interés de los jugadores. Hoy en día, no verás a empleadas de ese estilo en los casinos, a excepción de algunos casinos de póquer. El bacará ha cambiado mucho a lo largo de los años, y su popularidad en Asia lo ha convertido en un juego más vibrante y dinámico, aunque la experiencia de juego depende en gran medida de la superstición, generando diferentes variaciones con un juego de ritmo rápido, características adicionales y apuestas laterales para que la emoción suba de nivel.

Los Mejores Casinos de Bacará Online
Lee más
$5000 en bonus5/6Juega
Lee más
$888 en bonus6/6Juega
Lee más
$3000 en bonus5/6Juega

*Términos y condiciones


Volver arriba